Todo el día - 24 horas, 1,440 minutos, 86,400 segundos



Es interesante como en ocasiones relatamos la manera en que pasamos "todo el día" en esta o aquella gestión. Nos deleitamos en hacer el relato porque sentimos que debemos decirle a otros que logramos algo que tenía cierto grado de importancia para nosotros, aunque requirió dedicarle tanto tiempo. De manera que, podemos celebrar juntos el logro obtenido.


También, hay veces en que hemos dedicado "todo el día" en algo que no pudimos resolver, muchas veces incluyendo el hecho de que el resultado final no dependía de nosotros. Y de igual manera, y en ocasiones con cierto nivel de frustración, le dejamos saber a otros acerca de este intento fallido. Con seguridad, alguno que otro integrante de la audiencia nos dará aliento para volver a intentarlo cuando surja la oportunidad para hacerlo.


¿Has intentado alguna vez dedicar TODO EL DÍA a meditar en las enseñanzas que has recibido acerca De Dios? ¿Te has establecido el propósito de obedecer sus mandamientos durante TODO EL DÍA?


Son preguntas retóricas y no esperaría que las contestes. Basta con que meditemos sobre su significado y tomemos las decisiones que nos llevarán a una vida plena en el conocimiento de Sus enseñanzas y, por consiguiente, una vida en obediencia.


La obediencia es la mejor manera de mostrar amor a Dios. "Pues este es el amor De Dios: que obedezcamos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son difíciles ciles de cumplir." 1Juan 5:3




Tomado del libro Recalcitrante Aferrada a Amarte C.14 0 P123-129
Disponible en Español e Inglés
www.amazon.com/author/lillianmagallie

“¡Cuánto amo yo tus enseñanzas! ¡Todo el día medito en ellas! Salmos 119:97

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo